Petrer democrático

Pulsa en la imagen superior para ver las imagenes de la entrada.

Por: Mari Carmen Rico Navarro. Cronista oficial de la Villa de Petrer

Fue un martes, 3 de abril de 1979, de hace ahora 42 años, cuando los españoles y españolas mayores de 18 años fueron llamados a las urnas para elegir, democráticamente, a los concejales que habrían de defender sus intereses en el ámbito municipal por un periodo de cuatro años. A ellos les tocaría poco después, exactamente el 19 de abril, elegir a los alcaldes como máximos representantes de las corporaciones locales. Habían pasado 48 años desde las últimas elecciones municipales democráticas, un ya lejano 12 de abril de 1931.

Elecciones aquellas que desembocaron en el advenimiento de la II República Española. Hacía escasos cuatro meses que había entrado en vigor la actual Constitución de 1978, que tras una larga dictadura consagraba el principio de autonomía local. Fue el inicio de la mayor transformación política, social, económica, educativa, cultural y estructural que ha conocido España en toda su historia. Cinco fueron los partidos y coaliciones que concurrieron a estas elecciones municipales en Petrer: el PSOE (Partido Socialista Obrero Español), la UCD (Unión de Centro Democrático), el PCPV (Partido Comunista del País Valenciano), CD (Coalición Democrática) y el MCPV-OIC (Movimiento Comunista del País Valenciano - Organización de Izquierda Comunista).

En las listas municipales llama la atención la escasa presencia de mujeres. La igualdad de género todavía no había llegado a la política, ni a ningún otro estamento. Situadas entre los diez primeros puestos de las cinco listas electorales, únicamente figuran diez mujeres, destacando el hecho de que en las candidaturas de CD y del MCPV-OIC el segundo lugar está ocupado por una de ellas, mientras que en el resto de formaciones políticas las mujeres empiezan a partir del sexto lugar. De aquellos primeros 21 concejales electos, solo dos eran mujeres: Magdalena Aliaga por el PSOE y Conchita Cantó por Coalición Democrática.

En este sentido mucho han cambiado las cosas desde las primeras elecciones municipales hasta estas últimas en que diez mujeres salieron elegidas concejalas y una de ellas, Irene Navarro Díaz cabeza de lista del PSOE, fue elegida la primera alcaldesa de Petrer. Petrer acudió a votar tranquilamente, con mucha esperanza y sin incidentes destacables para elegir a 21 concejales. La composición del primer ayuntamiento democrático quedó de la siguiente forma: PSOE 9 concejales, UCD 5, PCE 4, CD 2 y MCPV 1 concejal.

La agrupación de las fuerzas política de izquierda permitió que Vicente Maestre Juan, del Partido Socialista Obrero Español, fuese elegido alcalde para la legislatura 1979-1983. Tras estas elecciones se abrió un periodo de ilusión y de cambios en el que la ciudad experimentó una profunda transformación que le valieron a Vicente Maestre el repetir como alcalde con mayoría absoluta en las elecciones de 1983, 1987 y 1991. En 2014 se cumplieron los 25 años de los primeros ayuntamientos democráticos y la corporación municipal de ese momento, presidida por Pascual Díaz Amat, convocó a la primera corporación democrática para rendirle un pequeño homenaje.

El reencuentro tuvo lugar el domingo 6 de abril en el salón de plenos del Ayuntamiento, entre los antiguos compañeros fue muy distendido y agradable. Sirvió para recordar tiempos pasados en los que la ilusión de tener unos representantes municipales elegidos por el pueblo era muy importante y a ello se unían las ganas de trabajar, mejorar y ver crecer a Petrer desde la democracia y la transparencia.

Como es obvio, algunas de las personas que formaron parte de la primera corporación ya no estaban entre nosotros por los que acudieron sus hijos o hijas en representación. Hoy ante la situación tan difícil por la que estamos pasando necesitamos que nuestro Ayuntamiento conserve el espíritu de unión, ilusión y equipo que tuvo la primera corporación municipal y que trabaje, hoy más que nunca, por el bien de todos los ciudadanos y ciudadanas de Petrer. Así queremos que sea y así queremos sentirlo.