Las plantas medicinales de Petrer en un libro de Pedro Luis Rico

Las plantas medicinales de Petrer en un libro de Pedro Luis Rico

El petrerense, Pedro Luis Rico Cerdá, presenta su segundo libro dedicado a las plantas medicinales que podemos encontrar en Petrer. Ha editado 200 ejemplares y estará a la venta en quioscos, herbolarios y algún comercio colaborador

El petrerense, Pedro Luis Rico Cerdá, agente de la Policía Local de Petrer, amante del medio ambiente y autor de un manual sobre contaminación acústica, presentó el pasado lunes su segundo libro titulado “Petrer, plantas medicinales de nuestro entorno”.

El acto tuvo lugar en Restaurante Sucre y le han acompañado dos amigos y compañeros de profesión, Fermín Bonet, autor del prólogo, y Mariano Romero quien dijo de Pedro ser su maestro y hermano. Pedro Luis Rico comentó que la idea de recopilar todos los conocimientos que tiene sobre plantas medicinales, adquiridos desde pequeño de su abuela, padre o tía, surgió hace veinte años, aunque fue su también amigo y compañero, José Luis Lledó, quien lo animó a publicarlo con el objetivo de que ese legado que a él le habían dejado no se perdiera y fueran las futuras generaciones quienes pudieran disfrutarlos y utilizarlos.

En él aparece información útil de 58 plantas aunque asegura que se han quedado muchas que no ha podido incluir, y entre todas ellas destaca tres por sus cualidades y características, el ajo, la hierba de San Juan con propiedades cicatrizantes y antidepresivas que crece en la zona de Catí, o el diente de león como digestiva y antibiótica. No obstante, Rico Cerdá ha subrayado que en ningún caso, las plantas medicinales deben ser sustitutivas de la medicina cuando se trata de dolencias graves, recomendando acudir siempre a los médicos y especialistas.

Pedro ha añadido sentirse contento y satisfecho y anunciaba que probablemente haya una segunda parte. Por su parte, Mariano Romero destacó la figura polifacética de su amigo Pedro y lo mucho que había aprendido de él cuando con 21 años ingresó en el cuerpo de la Policía Local de Petrer.

Finalmente, Fermín Bonet, comentó que la publicación no era un libro de lectura sino de consulta, de fácil manejo, presentación bonita y, en definitiva, un gran trabajo por el que debía felicitar al autor y a todas las personas que habían colaborado en él.