Pachira, una planta ornamental de interior

Pachira, una planta ornamental de interior

La Pachira o Castaño de Guayaba es una planta exótica con una forma especial que le da un toque diferente a la casa. Sus hojas son grandes, palmeadas y brillantes, además presenta un tronco trenzado lo que le da un plus a su valor estético mientras que sus flores son grandes, perfumadas y con colores vistosos

A la hora de plantar pachiras en un macetero, necesitamos una maceta de entre 20 y 30cm de diámetro, cuatro hijuelos, sustrato universal o especial para plantas de interior y abono orgánico. Llenamos el tiesto con tierra, con los dedos hacemos agujeros de unos 7 cm de anchura y, a continuación, los rellenamos con abono natural para que reciba nutrientes y se desarrolle sin problemas.

Una semana después de la plantación, deberemos iniciar el proceso de entrelazado, antes de que sus tallos engrosen. Se debe de realizar como si fuera una trenza para el cabello y bastará que se haga solo hasta llegar al nacimiento de las hojas puesto que, a partir de ahí, seguirá ella sola enroscándose Respecto al riego, es recomendable que se especie en el tiempo, se debe de regar cuando el sustrato esté seco puesto que es una planta sensible a cargas excesivas de humedad.

Sobre la fertilización cabe recordar que es recomendable utilizar un abono especial para plantas verdes, bien equilibrado y con microelementos para evitar la aparición de carencias nutricionales. Para mantener su forma ornamental y no adquiera un gran tamaño, la podemos podar cortando sus ramas por encima de la yema, en dirección hacia el exterior de la masa arbórea.

El momento ideal para llevar a cabo esa poda es a finales de invierno aunque, si las circunstancias lo requieren, se puede llevar a cabo de forma puntual durante los meses de verano. Es un planta que se desarrolla rápidamente y tras la poda brota de nuevo a las dos semanas con nuevos brotes a los lados de las zonas de corte.

Redes sociales

  • img

    me gusta

  • img

    seguidores